Concederte un tiempo para ti mismo. Conocerte y preguntarte simplemente ¿Quien eres? o ¿cómo estás? es la forma de dominar nuestra mente y permitir la evolución de nuestra alma.